viernes, 22 de agosto de 2014

Ascensión a uno de los grandes de la Val d'Aran : Maubèrme (2882m)

Ficha Técnica

Nombre: Maubèrme
Altitud: 2882
Vertiente: Estanh de Montolio
Desnivel: 888m
Distancia: 10,89km
Duración: 4h13 (2h53 en movimiento)
Fecha: 14/08/2014
Dificultad: Fácil (F)
Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7602425

Descripción


Entre subida a la Punta Alta y al Posets teníamos que tomarnos un día de descanso, teníamos las piernas con unas agujetas increíbles, sobre todo a la hora de bajar escaleras, y como nosotros no somos de estar tumbados en el sofá pasando el día, pues buscamos una montaña más asequible para no estar parados todo el día. Tras discutir sobre varias candidatas, el Maubèrme fue la elegida por su proximidad y por lo "corta" que se preveía la excursión.

La excursión se preveía corta siempre que fuéramos capaces de remontar en coche la pista hasta pasada la Cabana de Calhaus. Había oído que estaba bastante mal tras las inundaciones del año pasado. Pensamos que íbamos a probar, y que a las malas, nos íbamos a dar media vuelta y listos. Tengo un Seat León de la segunda generación y la verdad es que fuimos capaces de subir bastante bien. El problema fue al bajar. No destrocé el coche por que tuve paciencia, pero de verdad, no os metáis por ahí si no es con un 4x4.

Dicho esto quedáis advertidos, quien avisa no es traidor. Tras estacionar el coche en una curva cerrada un poco más arriba que la Cabana des Calhaus tomamos la pista que sale de la siguiente curva de herradura, dirección al Lac de Montolio. A nuestra derecha quedaba todo el valle por el que habíamos ido subiendo.


Detrás nuestro quedaba la Serra des Armeros, zona en la que se esconden las Mines de Liat


Nosotros seguíamos remontando la senda por la ladera de la montaña.


Nos acercábamos a un pequeño collado.


En pocos minutos estábamos en él. Se abren unas estupendas vistas. Que verde que estaba todo. Que valles tan "remotos".


Un poco más hacia adelante dejamos a nuestra izquierda la senda de Liat, para coger una senda secundaria que subía más directamente hacia el Lac de Montolio. Si siguiéramos la senda de la izquierda acabaríamos en el mismo sitio, pero dando un poco más de vuelta.


Siempre hay que ir consultando el GPS con tal de no equivocarnos.


Antes de llegar al Lac de Montolio aparece ante nosotros nuestro objetivo! Desde aquí parece una montaña infranqueable.


En un momento estábamos en el Lac de Montolio. Que paz y que tranquilidad. Ideal para pasar un día relajados en la montaña.


Lac de Montolio con el Maubèrme detrás. Me estaba recordando mucho a la forma de la pica del Canigó.


A partir de aqui la subida se hacía más dura. Teníamos que ganar 500m de desnivel antes de coronar. Dejando atrás el lac de Montolio.


Antes de superar un nevero evitable.


Para llegar al Coth de Maubèrme.


Vistas hacia los Estanhs de Liat


Empezamos a bordear la ladera oeste de la montaña.


Mientras las nubes asomaban la cabeza por el lado francés.


Ahora empezaba la ascensión final. Típica tartera de alta montaña.


Lo dicho anteriormente, como me estaba acordando del Canigó!


Tras superar algún tramo un poco expuesto llegamos a la cima! Estuvimos de suerte, había un hombre francés que nos haría la foto!


El buen hombre francés empezó a bajar, mientras nosotros contemplábamos los Estanhs de Liat, las nubes seguían cubriendo el lado francés.


En que estaría pensando: ¿Muchas montañas por ascender?


El tiempo no parecía que fuera a mejorar, así que empezamos a bajar por donde habíamos subido. Ouch!!! Que dolor en las piernas bajando. En el Lac de Montolio paramos para zamparnos el bocadillo. Terminamos la jornada con tan sólo 4h13 de excursión con paradas incluidas, guardando fuerzas para el día siguiente, donde teníamos planeado subir al Posets.

Como habéis visto se trata de una ascensión sencilla, y corta, sobretodo si se puede dejar el coche donde lo dejamos nosotros. Saludos y hasta la próxima!

miércoles, 20 de agosto de 2014

Estamos on fire: Ascensión al Posets (3375m)

Ficha Técnica

Nombre: Posets
Altitud: 3375m
Vertiente: Ruta Real (Refugio Ángel Orús)
Desnivel: 1943m
Distancia: 16,65km
Duración: 9h22 (6h01 en movimiento)
Fecha: 15/08/2014
Dificultad: Facil (F+)
Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3489027

Descripción


Por fin llegó el día en el que me iba a ver las caras con uno de los cuatro colosos del Pirineo (Aneto, Posets, Monte Perdido y Vignemale), tenía ganas, muchas ganas. Tantas, que no fui capaz de dormir ni un sólo segundo la noche anterior... 

Además, era el tercer día de montaña, tras subir la Punta Alta y el Maubèrme en las dos jornadas anteriores. Teníamos unas agujetas de miedo cuando bajábamos escaleras, pero no íbamos a dejar pasar esa oportunidad. A las 5.30 sonó el despertador para Clara, nos poníamos en marcha.

Desayuno rápido, salíamos de Tanau a las 6:10 con un viaje de poco más de hora y media por delante.  A las 7:47 empezábamos a andar. Ya estaba, estábamos bastante tocados físicamente, pero con la moral muy alta. Empezaba el reto.

Costó ponerse en marcha, estábamos perezosos...


Pese a ir subiendo por la sombra, enseguida entramos en calor. Entre el parking y el refugio se tenían que ganar más de 500m de desnivel.


En poco más de hora y media llegamos al Refugio Ángel Orús a casi 2100m de altitud.


Íbamos mejor de lo esperado, habíamos tenido que parar varias veces de forma imprevista, y aún así no nos habíamos demorado nada sobre el horario previsto. Tiempo para un pequeño refrigerio y para echar una miradita hacia el valle por el que veníamos.


El día estaba siendo de película, ni una nube y una temperatura óptima para practicar alpinismo. Reemprendemos la marcha, un cartel nos indicaba que íbamos en la buena dirección, pero nos quería "timar" 6 metros :P


El refugio iba quedando atrás.


Con lo bien que se estaría en esa terraza cerveza en mano!


Pero tocaba continuar, aún nos quedaban 1200m de desnivel hasta llegar a la cima.


El camino no se hacía pesado, iba subiendo todo el rato, cosa que se agradecía para no sumar más desnivel del necesario...


Hasta que llegamos al famoso puente que cruza el Torrente de Llardaneta. Parece que Clara comió demasiado chocolate ayer por la noche y el puente no lo pudo aguantar :P


Aquí decidimos hacer una pequeña parada para comer un poco y para coger agua. Estábamos a casi 2500m de altitud, no podía quedar mucho hasta empezar a subir la famosa canal fonda. Pero antes tocaba remontar por un tramo muy cómodo de la Vall de Llardaneta.


Nos íbamos aproximando a la Canal Fonda, y al fin y al cabo, a la parte decisiva de la excursión. Veíamos a casi todo el mundo subir con crampones y piolet en la mochila. Nosotros íbamos sin nada, esperábamos que el nevero fuera evitable por alguno de sus laterales.


Pero antes echamos un vistazo hacia atrás. Detrás nuestro los Forcaus.


Y el valle de Llardaneta


Último vistazo hacia la Canal Fonda antes de ponernos manos a la obra.



Al grano, pa'arriba, el primer tramo del primer nevero se dejaba hacer bien.


Pero enseguida la cosa se puso fea, la pendiente aumentó de forma que avanzar por ahí no era nada seguro. No teníamos marcha atrás, pero sabíamos que a la bajada intentaríamos bordearlo. Por suerte ninguno de los dos tuvo ningún resbalón no deseado. 

Intentando no pensar en el mal rato pasado antes de afrontar el segundo nevero.


El segundo nevero tenia más pendiente que el primero. Ni locos lo intentábamos. Íbamos a intentar bordearlo por la derecha, teniendo que emplear las manos en algún momento.


A la derecha se empezaba a ver el macizo de la Maladeta.


Guardé la cámara e intenté ayudar a Clara marcándole el mejor camino para subir. En poco rato estábamos al lado del collado del Diente de Llardana, en plena espalda del Posets, a más de 3000m de altura. Por un lado nos observaba el Diente de Llardana.


Por el otro lado, más a lo lejos, nos observaba el Aneto.


Y aqui lo que aún nos quedaba hasta llegar al hombro del Posets.



Cresta de Espadas un poco más a la izquierda, escoltando al Posets.


Clara tomándose un respiro antes de afrontar el exigente tramo final.


Increíbles cimas a las que soy capaz de poner nombre


El diente y su collado ya van quedando atrás. Ya estamos en nuestro récord de altura, a más de 3150m.


Tenía muchas ganas de llegar arriba, pero aún faltaba un poquito hasta llegar al hombro.


El Aneto no se dejaba ver del todo bien por el este.


Clara llegando al hombro. Era hora de guardar la cámara. Mejor no hacer el tonto en la cresta final, que era muy fácil, pero también algo expuesta.


Creo que yo le tuve más respeto a la cresta que Clara, que no se quejó en ningún momento. Por fin lo conseguimos. Ascendimos el Posets en tan sólo 4h45, paradas incluidas, rebajando el tiempo previsto en una hora. Una vez arriba, primera foto hacia el más deseado, el Aneto, al que le intentaré hincar el diente este año.


Ahora con nosotros como protagonistas. Estábamos muy satisfechos, creo que se nota en nuestras caras.


Otra más con el most wanted.


Mirando hacia el Monte Perdido, malditas nubes. Alguno de los de detrás seguro que es el Gran Bachimala.


Imponente cresta Espadas hacia el oeste.


Un vistazo hacia el Glaciar de Llardana.


Comimos tranquilamente observándolo todo. Que pasada de vistas. Ibones de Posets a vista de pájaro.


Última foto en la cima antes de que emprendiéramos el camino de regreso. Pura felicidad :)



Tras media hora en la segunda altura de los Pirineos tocaba empezar a bajar siguiendo el mismo camino que en la subida.

Llegamos al parking con un total de 9h22 minutos, un muy buen tiempo para dos vulgares excursionistas, y más teniendo en cuenta que estábamos realmente destrozados de piernas del trote de los dos días anteriores.

Tras haber realizado esta ascensión aún tengo más ganas de ir al Aneto. Tiene algo que probablemente tenga sólo otra montaña (Vignemale) en todos los Pirineos, pisar nieve todo el año. Tal vez es una chorrada, pero le da un toque mucho más alpino a la ascensión.

Yo disfruté mucho con el Posets, al igual que Clara, y ahora ya sumamos 7 tresmiles en menos de un año. Esperemos que el Posets no sea el último de la temporada.

Saludos y hasta la próxima.